Imprimir
A+ A- A-

ACCM participa en una Jornada Técnica sobre Calidad de la Aceituna de Mesa

Lunes, 05 de junio de 2017 FORMACIÓN / Calidad en la aceituna de mesa. FIRMA: ACCM.ES. COMUNICACIÓN.

El pasado 1 de junio de 2017 tuvo lugar en la Hacienda de Quinto (Montequinto-Dos Hermanas, Sevilla) una Jornada Técnica sobre Calidad de la Aceituna de Mesa que, organizada por la Fundación para el Fomento y Promoción de la Aceituna de Mesa, tenía por objeto actualizar y divulgar las normas que tratan de asegurar un producto de máxima calidad.

En esta Jornada se dieron cita más de 120 profesionales y expertos relacionados con la calidad de los productos: productores, industriales, distribuidores, consumidores… Y, también, instituciones y empresas que desarrollan y certifican las normas sobre las que se basa el obtener un producto de calidad. Por parte de ACCM, asistieron como ponentes Dimas Sánchez Pulido, delegado de la Zona Suroeste, y María José Portero Padilla, responsable del Área Agroalimentaria.

El evento fue inaugurado por Segundo Benítez, delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Sevilla y por Miguel Ángel Márquez, presidente de la Fundación Aceituna de Mesa, presentando y moderando la Jornada Antonio Rodríguez, de COAG.

Dimas Sánchez y María José Portero expusieron las diferentes normativas de seguridad alimentaria de aplicación nacional, centrándose especialmente en las normas internacionales BRC (British Retail Consortium) e IFS (International Food Standards). Ambas normas eliminan barreras en la comercialización, realizan una gestión eficaz en la Seguridad Alimentaria, aumentan la confianza del consumidor y aportan un gran valor añadido a las empresas.

Intervino también María Auxiliadora Palomo Pinto, responsable técnica de Integracalidad, que explicó las actuaciones que llevan a cabo en esta consultoría de estrategia y operaciones, centrándose en su experiencia como empresa consultora que ha asesorado e implantado los protocolos BRC e IFS en la planta envasadora que Manzanilla Olive tiene en Utrera (Sevilla).

Por su parte, Nuria Borrego Pliego, técnica de la Cooperativa Nuestra Señora de las Virtudes, explicó el modelo de calidad en la fase productiva que se lleva a cabo en su empresa, garantizando la trazabilidad de los productos. Esta seguridad comienza gracias al trabajo en equipo y mediante las acciones realizadas en campo (equipo de asesores técnicos cualificados y empresas de servicios especializados) y en la industria (control a las instalaciones, equipo de Food Defense, así como un control del producto, del proceso y del personal).

Felipe Medina Martínez, responsable de Cadena Alimentaria de ASEDAS, presentó, a modo de resumen general, los diversos motivos por los que un consumidor modifica su forma de comprar y cuáles son las tendencias de consumo en el supermercado. Sobre el sector de la aceituna de mesa ofreció datos interesantes, como que se consumen 22,6 millones de kilos de encurtidos y 45,9 millones de aceitunas, destacando las rellenas con anchoas como las preferidas del consumidor, seguidas a distancia de las verdes con hueso.

En este sentido, las categorías que más incrementaron su venta son las denominadas “aceitunas y encurtidos” frente a las de “aceitunas”, destacando como variedades más vendidas la Manzanilla, Gordal, Campo Real, Negra y Hojiblanca, aunque las elecciones de consumo de las distintas variedades se realicen según la región. Puso como ejemplo Madrid, donde las aceitunas más consumidas son las de Campo Real. Añadió, además, que el consumo de aceitunas es estable durante el año, aumentando los meses de verano, y que lo más valorado de este producto es su frescura, calibre, textura y sabor.

IMPORTANCIA DEL ETIQUETADO.

Sobre el etiquetado de las aceitunas de mesa habló José Morales Ordóñez, técnico del IFAPA, que repasó, en primer lugar, los distintos reglamentos que le afectan: Información Alimentaria facilitada al consumidor, los Aditivos alimentarios y la Norma de calidad de las aceitunas de mesa en el ámbito nacional.

Apuntó la gran importancia de la información contenida en la etiqueta, pues con ella se transmiten al consumidor todos los aspectos más destacables del producto. Esta etiqueta ha de incluir, como aspectos obligatorios, el término “aceituna” o “aceituna de mesa”, el color (no en el caso de envases transparentes) y la forma de presentación. Tampoco deben faltar como datos impresos en la etiqueta los compuestos alérgenos, las propiedades nutritivas, su caducidad, y demás datos coincidentes con cualquier otro producto alimentario.

En cambio, no son obligatorios otros aspectos como la variedad de aceituna o el proceso de elaboración, algo que crea amplias controversias, pues algunas asociaciones agrarias estiman que sería totalmente necesario incluirlo de manera obligatoria.

Juan Moreno Rodríguez, presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE), resumió la percepción que tiene el consumidor ante la aceituna de mesa, ofreciendo datos sobre el consumo de este producto, como que un 17 % de personas consumen aceitunas a diario y un 60 % al menos una vez a la semana. También que un 92 % de los consumidores perciben la aceituna como un producto saludable y saben de sus beneficios, o que un alto porcentaje (78 %) de la aceituna es consumida en los hogares. Se valora, principalmente, el precio, la calidad y la variedad.

La UCA apuesta por una etiqueta inteligente, que muestre al detalle todo lo que hace únicas a las aceitunas (elaboración, ingredientes e incluso localización) y por un cumplimiento del reglamento de forma rigurosa, de tal forma que el consumidor siempre tenga garantizada su seguridad, tomando un producto exento de patógenos, toxinas o cualquier otra fuente de contaminación.

Distinguir entre calidad comercial y calidad diferenciada fue el marco de la intervención de Juan Manuel Sánchez Piris, jefe de sección de la Denominación de Calidad de la Consejeria de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. Recordó que las figuras de calidad diferenciada en el marco europeo son las vinculadas al origen geográfico (DOP/IGP), las vinculadas a la "receta" (ETG) y la Producción Ecológica. Destacó la etiqueta de "Calidad Certificada", creada por la Junta de Andalucía.

Actualmente Andalucía consta de 63 figuras de calidad diferenciada, de las cuales destacó una DOP en el sector de la Aceituna de Mesa y dos IGP en proceso de tramitación, para la Manzanilla Sevillana y para la Gordal Sevillana.

Por último, intervino Elena Boy Carmona, jefa del Área de Control y Laboratorios Alimentarios del MAPAMA, que presentó el nuevo reglamento sobre calidad de las aceitunas de mesa, RD679/2016, que deroga la norma anterior (RD1230/2001). Esta nueva norma ha sido creada, fundamentalmente, para adaptar los etiquetados a la nueva normativa comunitaria sobre información alimentaria facilitada al consumidor.

Entre sus novedades, destacó que se trata de una reglamentación cuyo ámbito de aplicación es nacional y para aceitunas elaboradas, donde se simplifica y ordenan las formas de presentación del producto y los nuevos ingredientes. Deja de ser obligatorio mostrar la variedad de que se trata, modificando también defectos y tolerancia de los defectos. Asimismo, se eliminan algunas cuestiones relativas a seguridad alimentaria y a envases y envasados.